Orgullosas y rebeldes

publicado en: genealogía | 0

[Con Antonio Martín]

Sabéis que mi abuelo fue fusilado en octubre del 36 por su ideología política pero nunca he hablado de mi abuela Carmen, mujer que recibió el golpe de quedarse viuda con cuatro hijos (el mayor, mi padre, con 7 años) y embarazada. Así que hoy, 8 de marzo, os voy a contar una pequeña historia sobre ella que sirva de homenaje a todas aquellas mujeres que sacaron adelante a toda una generación estigmatizada por la ideología de sus padres.

En aquellos días, los asesinos no sólo se conformaban con quitar vidas sino que posteriormente llevaban a la peluquería a las viudas, les rapaban la cabeza dejando un pequeño mechón para hacer una pequeña coleta y las hacían pasear en procesión por las calles del pueblo. Lógicamente, mi abuela era una de las señaladas y fueron a por ella. Les recibió en la puerta de su casa con un hacha entre las manos y amablemente les invitó a pasar…..fueron demasiado cobardes como para atreverse y se fueron sin tocarle un pelo.

Ese paso atrás de los asesinos fue el primer paso adelante de mi abuela, un paso rebelde, un paso revolucionario.

¡La revolución será feminista o no será!

12814694_1261569707193606_4284147928406870638_n

[…y conmigo]

 

Hay quienes han estado lejos del feminismo porque el espejismo de la igualdad es muy poderoso y tramposo. Hay quienes piensan que esto de la construcción social de la desigualdad no va con ellos o con ellas, que están libres de complicidad.

 

Omitir el legado de nuestras mayores es una forma de invisibilizar a las mujeres, nuestras luchas, nuestras resistencias, nuestros aportes a la sociedad y nuestra (su) invaluable contribución.

 

El feminismo es una etiqueta como puede serlo cualquier otra pero es, sobre todo, una mirada, una convicción, una seguridad ardiente y poderosa.

La historia de nuestras abuelas es también la Historia reciente de España. 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+

[... y contigo]

avatar

wpDiscuz