Me miran

publicado en: corazón, genealogía, solas | 0

#veomujeres que han tratado de seguir el rumbo de sus corazones, aunque a veces fuera confuso y solitario.

Esta es mi madre.

2014-08-25-09-40-30Hubo una corriente en el feminismo que afirmaba que la experiencia más importante que tenemos en la vida es la de nuestros primeros meses, o nuestros primeros pocos años, y en la que la madre ocupa una posición central.

Hay una corriente del feminismo, hoy, que denuncia que en el intento de construir nuestro discurso de igualdad hemos negado a la madre y a lo que representa.

Yo no quiero negar a mi madre. La quiero. La quiero a ella, Mercedes. La quiero por lo que me ha dado y por lo que no. La quiero cuando me colma y he aprendido a quererla cuando me falta. La quiero porque es un sujeto particular.

Yo no sé si aprendí a ver el mundo a través de los ojos de la madre, como postulaba la corriente aquella del feminismo. Lo que sí sé es que he aprendido a verlo, también, a través de mi experiencia, de mi cuerpo, de mi voz y mis elecciones. Y a través, sin duda, de esos otros vínculos primarios que tuve y que tengo en mi vida.

Me gusta el feminismo que me afirma, como hija, como madre, como mujer, como sujeto sexuado. Que me refuerza, en general.

No me gusta el feminismo inmovilista, que se cierra, se repliega o purifica.

Mi madre es una influencia psíquica muy profunda. Pero mi madre y yo somos la una con la otra lo que nosotras dos estemos dispuestas a aceptar y a crear.

Busco un feminismo que me hable de esto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+

[... y contigo]

avatar

wpDiscuz